Google Maps ofrece rutas para personas con movilidad reducida

17 marzo, 2018 blog 0

Los dispositivos móviles se han convertido para muchos en la columna vertebral de su vida. Ya sea por trabajo, comunicarse o simplemente ocio, lo cierto es que se invierte una ingente cantidad de horas en ellos.

Asimismo, muchas personas también los utilizan para obtener opiniones sobre destinos turísticos, lugares para comer o para conocer la ruta que deben seguir para llegar a un determinado sitio. Este último aspecto, puede realizarse a través de la archiconocida app Google Maps, que ahora ha añadido una nueva funcionalidad realmente útil para garantizar la accesibilidad de muchas personas. En un primer momento, surgió exclusivamente para conocer el tramo que se debe seguir para llegar a un destino a pie, en bicicleta o en coche, pero ahora se pueden conocer qué rutas existe para personas en silla de ruedas o movilidad reducida.

¿Cómo funciona?

Para poder hacer uso de ello, se debe pulsar dónde queremos ir, a continuación en direcciones y en opciones. Allí, se encuentra el botón “accesible para sillas de ruedas”, que permitirá que Google muestre la ruta que permite acceder con silla de ruedas. No es lo único destacable, puesto que se han solicitado opiniones de todo tipo en torno a temas de movilidad reducida, además de organizarse alrededor de 200 quedadas para poder responder a muchas dudas en torno a la accesibilidad.

Asimismo, se han añadido a Street View imágenes que permiten observar cómo son algunos de los lugares para que las personas con movilidad reducida y los usuarios en general, puedan conocer qué van a encontrarse una vez acudan allí.

Grandes ciudades del mundo ya utilizaban este sistema

Las grandes ciudades como Londres, Sydney o Tokyo, son las que están comenzando a incluir esta nueva funcionalidad, que llegará poco a poco a más ciudades. Se trata de una innovación realmente funcional que facilitará la comodidad de una gran cantidad de personas, que cada vez observan que ir en silla de ruedas o la movilidad reducida, no supone un impedimento a la hora de vivir y llevar una vida absolutamente normal.